Basura es la palabra genérica para nombrar cualquier tipo de residuo inservible generado por el ser humano, relacionado a un producto que cumplió una función y termina por ser desechado a partir de su valor cero.

 Durante décadas se ha utilizado la palabra basura para referirse a todo aquel residuo que se origina de la actividad doméstica y comercial; sin embargo, en la actualidad es muy importante diferenciar el término residuo sólido y sus distinciones, en especial si se trata del tema de la separación para el reciclaje.  En este sentido puntualizaremos que la palabra basura es todo aquello cuyo destino es solamente un relleno sanitario, y debe ser tratada de manera especial para no crear problemas de salud.

botes de basura

La necesidad de almacenar estos desechos  de forma momentánea antes de llegar a su destino, dio origen a los botes de basura, otro de los regalos de la ¨Reina de la ergonomía¨ para el mundo: Lilian Moller.

Es importante ser consciente que los botes de Basura utilizados para depositar los residuos que se generan en el hogar o la industria se convierten en el primer eslabón de la cadena de reciclaje.

Los residuos sólidos, al mezclarse, pierden la posibilidad de ser reutilizados o reciclados. Es por esto que la frase “Solo se convierte en basura hasta que se mezcla” es muy cierta, si se analiza desde la siguiente perspectiva comprenderemos que aportar un poco de nuestro tiempo en hacer una correcta separación ayudará al medio ambiente y a la reincorporación de materiales a la cadena de consumo.

La materia orgánica (que es todo lo creado por la naturaleza) en su mayoría es biodegradable o compostable y la naturaleza misma hace su labor para reintegrarlo al ciclo ecológico natural. Por ejemplo hablando específicamente de los restos de comida, si a estos residuos se les da un destino especial para la creación de composta se transforma de ser un riesgo sanitario a un excelente abono para plantas.

La materia inorgánica (que es todo lo creado por el hombre), que en su gran mayoría es reciclable, proviene de recursos no renovables como el petróleo, siendo estos residuos los más problemáticos, ya que pueden permanecer inalterables a la intemperie por periodos de entre 100 hasta 1,000 años y contaminar lagos, ríos, mares y afectar especies de animales que habiten en ellos que suelen confundir dichos residuos y tragarlos.

Es importante tomar en cuenta que al mezclar los residuos orgánicos con los  inorgánicos durante el proceso de descomposición proliferarían los hongos, bacterias, insectos y gusanos que generarán malos olores y complicarán la labor reciclaje.

Un estudio reciente de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, SEMARNAT, establece que en México se deberá poner en práctica la separación de 8 tipos de residuos sólidos urbanos (RSU) que se clasifican por color de la siguiente manera:

  • Orgánicos – verde
  • Inorgánicos – gris
  • Papel – amarillo
  • Plástico – azul oscuro
  • Metal – azul claro
  • Vidrio – turquesa
  • Madera – café
  • Tela – rosa

En la actualidad, los residuos que generan una gran demanda por la industria del reciclaje por fácil recuperación son:

  • Papel y cartón.
  • Metales (aluminio, hojalata).
  • Plástico.

Existe gran variedad de modelos de botes de basura en el mercado, que encontramos prácticamente en cualquier tienda de conveniencia, pero es importante seleccionar el adecuado según sean las necesidades de volumen, el  área asignada para este fin y tipo de uso.

  • En el hogar

Es requisito que todo hogar cuente con un contenedor apropiado y un lugar de recoja accesible, de manera tal que facilite  el servicio de recolección para que los residuos en su totalidad sean canalizados al relleno sanitario o al centro de acopio.

El uso de una tapadera en el contenedor es indispensable para evitar que se inunde en caso de lluvia, ya que si esto sucede complica la recolección y crea riesgo de derrames al subsuelo y la contaminación del manto acuífero.

Es de vital importancia entender que si cada familia generara su propia composta en casa se evitarían miles de toneladas de residuos orgánicos anualmente que  reducirían los espacios en los rellenos sanitarios y los gases de efecto invernadero por el gas metano que emiten al descomponerse, y a su vez mejoraría la industria del reciclaje de los inorgánicos.

  • En el comercio

Las cantidades de RSU –Residuos Sólidos Urbanos– que generan los comercios son mucho más altas que las que se generan en el hogar, especialmente en las plazas comerciales que en su mayoría cuentan con lugares de comida y se llegan a generar  toneladas de residuos diariamente.

Los botes de basura dentro de los centros comerciales deberían ser adecuados por normativa para la correcta separación, de lo contrario se convierten en grandes contaminadores al mezclar toda clase de residuos. El compromiso de ser ejemplo de reducción y separación, siendo centros sociales de reunión y esparcimiento y el mejor medio para exhibir la correcta separación y sus múltiples beneficios para la sociedad y el planeta.

  • En la industria

Los desechos generados por la industria exigen ser tratados de manera especial, ya que conforman una amplia gama de materiales 100% reciclables.

A pesar de ello, un considerable número de empresarios prefiere adquirir insumos vírgenes antes que reintegrar a la línea de producción materiales de sus remanentes, dando como resultado rellenos sanitarios con una inmensa cantidad de residuos  con componentes 100% reciclables.

Con base en este planteamiento se espera, por parte de los empresarios y la industria, un total compromiso por contribuir al cuidado del medio ambiente, reduciendo de esta manera las emisiones de efecto invernadero y residuos sólidos a partir de la comprensión de que el reciclaje de materiales ya no es el negocio del futuro, sino del presente.

Por otro lado se encuentra el tema de la reducción de residuos generados, es decir: consumir menos productos que generen residuos, evitar los artículos desechables: platos, vasos, cubiertos, popotes, empaques en exceso y reducir el consumo de bolsas del supermercado, entre otras muchas opciones.

Otra vía importante para reducir drásticamente la contaminación es la reutilización,  es decir: buscar la manera de que un mismo producto vuelva a cumplir su función (por ejemplo: lavar un plato ¨desechable¨) esto significa evitar los llamados “single use” o productos de un solo uso, como las bebidas embotelladas de PET, el producto de mayor consumo a nivel mundial, y en el cual México encabeza la lista, con un total de 800 mil toneladas anuales de las cuales solo se llega a reciclar el 15%.

Si se utiliza un envase reusable para el consumo de agua, en lugar de adquirir botellas desechables, se estará evitando un promedio de 7 kilogramos de PET al año por habitante.

Tomando en cuenta todo lo anterior, se evidencia que la solución no son los rellenos sanitarios, sino la correcta separación de residuos para su posterior reciclaje; todo el proceso es una cadena, donde los eslabones son todos y cada uno de los consumidores.

En el caso de los plásticos, el primer eslabón lo conforma el usuario responsable que deposita sus recipientes en el lugar indicado, el segundo es el pepenador que los separa según su polímero o tipo de plástico; y cerrando el ciclo de manera ideal, están las empresas que se dedican a la molienda, lavado y peletizado del residuo para canalizarlo a los diversos procesos de fabricación de productos como el soplado, la inyección o extrusión, entre otros.

El primer y último eslabón de la cadena lo propone nuestra empresa Imagenia, con la fabricación de botes de basura de plastimadera, material desarrollado con polietileno de alta densidad reciclado y reciclable, mucho más durable, resistente y de mínimo mantenimiento.

A continuación les hablaremos sobre algunos de nuestros diseños de contenedores para separación de residuos en diversos usos:

  • Parques urbanos

Contenedores fijos y de uso rudo, anti grafiti, con protección para la lluvia y de fácil acceso para retirar los residuos

  • Centros comerciales

Contendores de 2, 3 y 5 separaciones con compartimiento para líquidos, los cuales son desechados en gran volumen por los clientes de los cinemas y food court.

  • Hoteles

Variedad de contenedores para áreas públicas, playas, restaurantes e incluso algunos de nuestros modelos se utilizan como almacenamiento y transporte de blancos como toallas y sabanas.

  • Escuelas

Una forma excelente de enseñar y fomentar en los niños los beneficios de la reducción y la correcta separación de residuos es en las escuelas, ya que de esta forma se convertirán en promotores de la ecología en sus propias casas y cuando sean mayores en sus futuras familias.

  • Fraccionamientos residenciales

Contenedores de gran capacidad para captar volúmenes considerables de residuos, diseñados con accesos para depósito y accesos para retiro, de fácil lavado y armados con tornillería y bisagras inoxidables.

¡Contenedores para separación de residuos con plástico reciclado, eso es congruencia!

Piensa sustentable, piensa en Imagenia.